Este es uno de los momentos del año en el que la gente empieza a plantearse nuevos propósitos para el nuevo año y sin lugar a dudas, algunos de ellos suelen estar relacionados con la salud. Por supuesto, no todo el mundo empieza con buen pie y decide apuntarse a la tendencia de alimentación del momento, la conocida como  “detox”. Detrás de esta moda, lamentablemente, siempre habrá alguien que haga negocio, saque provecho de la situación e intente venderte DETO’. ¿Tú? lo único que conseguirás será limpiar y depurar tu cartera.

 

 

Pasamos de un extremo a otro, después de los excesos navideños y de haber bebido y comido como si no hubiera un mañana, necesitamos castigarnos con restricciones absurdas o con batidos y mezclas imbebibles.

 

¿Qué se entiende como efecto DETOX?

 Se refiere a alimentos o bebidas que tienen la capacidad de “depurar” y “detoxificar” nuestro organismo de toxinas que supuestamente hemos acumulado durante un tiempo. Esto no tiene ningún fundamento científico. Aunque alguien que lea esto pensará: – algún beneficio tendrá, necesito sentirme mejor y eliminar “algo malo” de mi cuerpo para estar más sano.-

Las palabras depurar, limpiar o detoxificar suenan muy bien pero disfrazan de saludable algo que realmente NO lo es. Lo más probable, es que en tu cuerpo no ocurra absolutamente nada, de hecho es lo mejor que te podría pasar. A veces las dietas muy restrictivas o estas mezclas de batidos consumidas con una relativa frecuencia, pueden tener consecuencias negativas para nuestra salud.

¿Sabemos qué es una intoxicación?

Una intoxicación alimentaria es una reacción adversa que se produce por ingerir una cierta cantidad de una sustancia nociva para nuestro organismo (agentes químicos, bacterias o virus patógenos, metales pesados, parásitos, toxinas, etc) y que se manifiesta generalmente con síntomas como vómitos, diarrea, dolor de estómago, dolor de cabeza e incluso fiebre.Ejemplo: una salmonelosis es una intoxicación alimentaria

 Si alguien presentase estos síntomas, lo normal sería que acudiese al médico y no se dedicase a beber batidos verdes. 

Esto puede llegar a ser algo grave y desde luego no hay que confundirlo con un empacho o una mala digestión después de una supercena. Hay una gran diferencia entre intoxicación y comer mal.

¿Realmente necesitamos detoxificarnos o desintoxicarnos? 

Si no presentamos ninguno de los síntomas mencionados (propios de una intoxicación alimentaria) y estamos perfectamente sanos la respuesta es claramente: NO.  

En cambio la  detoxificación, es un procesoque ocurre de manera natural y continua en nuestro organismo, y de ello se encargan nuestros riñones, pulmones, hígado y piel. Los metabolitos generados en nuestro cuerpo se eliminan normalmente a través de orina, sudor y heces. Y esto no quiere decir que nuestro cuerpo acumule ni tóxicos ni impurezas, ya que si nuestros órganos funcionan correctamente no tendríamos que tener ningún problema. Si nuestro cuerpo acumulase toxinas probablemente moriríamos al cabo de unas horas, y esto, ni a las influencers de moda, ni a ti, te va a pasar.

No hay ningún batido, zumo, pastilla que lleve a cabo este proceso por el simple hecho de ingerirlos.

Fuente BDA. Ask for Evidence

¿Qué llevan los zumos y batidos detox?

La mayoría son una mezcla de agua, verduras y frutas. STOP.  La misma fruta y verdura que te compras en el supermercado y el mismo agua que sale del grifo. Ni lleva sustancias mágicas, ni te va a “limpiar de impurezas», ni nada de nada. Podría casi asegurar que la mayor parte de estos preparados detox no llevan ni el 50% de los nutrientes de una simple manzana. Así que podrías incluso preparártelos tu mismo en casita sin tener que pagar una fortuna a ninguna empresa que se aproveche de tus ganas de mejorar tu salud. 

La fruta y la verdura son alimentos que deberían formar parte de nuestra alimentación diaria pero desde luego no por su “efecto detox”. 

Nota consejo: la fruta mejor consumirla siempre entera (no zumos) y la verdura de vez en cuando consumirla en forma de ensalada (no cocinada). No hace falta pasar por la batidora todo lo que se nos ocurra… seguro que esa mezcla de sabores a más de uno le da hasta arcadas.

Si has decidido mejorar tu estado de salud o “detoxificarte” (o como mejor entiendo yo, haciendo que tus órganos funcionen correctamente) lo mejor que puedes hacer es: 

  • Llevar una alimentación adecuada y variada: no solo a base de vegetales, también hay otros nutrientes importantes que necesitas (como grasas, proteínas incluso otras vitaminas y minerales) presentes en otros alimentos.
  • No tener hábitos tóxicos: alcohol y tabaco
  • Practicar de manera regular actividad física

 Hay alguien que seguramente siga convencido del “efecto saludable detox», e incluso puede que crea que le haya funcionado en su plan de pérdida de peso. Pero esto pasa, no porque se esté depurando de nada, es porque ha pasado de comer mal (o muy mal) a comer SÓLO frutas y verduras, e indudablemente su dieta puede que haya mejorado y como consecuencia haya perdido peso. Insisto, el consumo de frutas y verduras está muy bien, pero no debería ser exclusivo ya que necesitamos otras categorías de alimentos para que nuestra dieta sea adecuada.

Proceso detox, alimentación de calidad

Fases de detoxificación en el Hígado. Proceso que ocurre de manera natural en nuestro organismo.

Posibles efectos negativos para la salud 

Consumir este tipo de preparados durante un tiempo puede tener consecuencias negativas para nuestra salud:

  • Excesiva restricción calórica. Parece ser, que después de un periodo de cenas, comidas y fiestas, el único modo de llevar una alimentación saludable es empezar por la etapa del ‘detox’. Pero una alimentación solamente a base de batidos (de frutas y verduras) resulta insuficiente, sobre todo si se mantiene durante varios días. El principal componente es el agua y el aporte energético viene dado exclusivamente por los pocos carbohidratos que contiene la fruta y la verdura (almidón, sacarosa, glucosa, fructosa..). Las dietas excesivamente restrictivas hacen que se pierda peso, sí, pero probablemente se pierda además masa muscular y se creen déficit nutricionales.
  • Alto contenido en oxalatos. Algunos de los batidos contienen verduras de hoja, la mayoría casualmente espinacas (me pregunto si es por el atractivo color verde que se queda al final y cuanto más verde, ¿más sano?, o por intentar seguir la dieta Popeye). Este tipo de verduras son ricas en oxalatos, y consumidas en grandes cantidades pueden desencadenar desarrollo de cálculos renales.
  • Riesgo por intoxicación. Paradójico ¿no?. Pues no, no es una paradoja, es algo bastante predecible. La gran parte de estos preparados son a base de verduras crudas que si no se lavan de manera adecuada, correremos el riesgo de provocarnos tontamente una buena diarrea por ingerir microorganismos que se encuentran en la superficie (y ya no hablemos de a los que les da por «batidos ecológicos» con verdura cruda recién recogida de la huerta). Pero si además hacemos batidos para una semana entera, estaremos creando el caldo de cultivo perfecto para que esos microorganismos se desarrollen.
  • Excesiva ingesta de líquidos. Debido al elevado consumo de agua y a la ingesta tan limitada de alimentos, la concentración en sangre de sodio disminuye a tal punto que puede generar fallos renales, cardiacos, edemas cerebrales e incluso la muerte. Es lo que se conoce como es la hiponatremia. El consumo de agua y líquidos debe estar mediado exclusivamente por la SED, salvo en casos específicos, personas con riesgo de deshidratación o personas dependientes (niños o ancianos). El dichoso método de ‘depurarse’  a base de hincharse a beber está injustificado y puede desencadenar graves problemas en el organismo.
  • Mal hábito alimentario. Caer en el error de la compensación, como si necesitáramos castigarnos por algoEste tipo de conductas en alimentación no sirven, ni para pérdida de peso, ni para mantenerlo a largo plazo. Lo que realmente funciona es la adquisición de buenos hábitos alimentarios que con el tiempo nos asegurarán un buen estado de salud, y con ello un peso adecuado. Las cenas y celebraciones que tendremos en más de una ocasión, no van a suponer un problema si  sabemos comer correctamente. Tampoco hará falta ningún brebaje mágico que nos depure de nada, porque no habrá nada que no eliminemos ya de manera natural gracias a nuestros estupendos órganos.
Categorías: Nutrición

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies